Saltar al contenido
mundovespa

Vespa Sei Giorni 1951

octubre 3, 2019
VESPA SEI GIORNI

Vespa Sei Giorni 1951

Vespa 125 Sport

 

Uno de los modelos mas míticos entre las Vespas clásicas es la Vespa Sei Giorni (seis días) que es el nombre con la que se conoce a esta Vespa 125 Sport, y que da nombre también a las dos ediciones recientes que en honor a este mito, ha desarrollado Piaggio, siendo la II edición de 2019-20 la Vespa más potente fabricada hasta la fecha.

Esta Vespa 125 Sport es todo agresividad, acentuada por el gran depósito de gasolina situado detrás del conductor y por el escudo muy aerodinámico.

La Vespa sei Giorni, sueño de los coleccionistas nació para demostrar al mundo que también con ruedas pequeñas era posible hacerse respetar en las carreras

Los resultados no se hicieron esperar en la 26 edición de los Seis Días Internacionales, en 1951, ganaron medallas de oro nueve de las 10 participantes. Era parecida a la vespa de serie pero con marcadas diferencias y se la reconocía entre miles por el inconfundible sonido del silenciador de su tubo de escape.

carrera 26 edición de los seis dias internacionales 1951vespa sei giorni 1951

El motor de 3 marchas de la Vespa Sei Giorni

El corazón de esta Vespa era muy especial: el Carter estaba fundido en moldes de arena, con una técnica muy usada para los prototipos de competición, y era distinto de los de serie para albergar una mecánica más complicada. El cilindro de fundición de hierro, tenía las clásicas ventanas coincidentes con los transfers y un aleteado muy generoso, sobre todo en la zona próxima al tubo de escape. La culata era, como de costumbre, de aluminio y con la bujía situada en el centro.

El cambio de tres marchas llevaba un selector externo del tipo tradicional pero con doble muelle y bola en el interior del eje secundario para evitar los típicos saltos de marcha durante las carreras. El carburador SS 25 fue fabricado para este modelo por Dellorto, la muy conocida empresa de Seregno.’ El carburador aspiraba el aire del interior del bastidor a través de un fuelle de caucho, con un filtro de aire de malla metálica.

Una vez puesto en marcha el motor, que nunca se hacía de rogar, el ruido del escape era tan alto que tapaba todos los demás. Engranar la primera marcha costaba por efecto del selector del cambio reforzado y del embrague, que tendía al arrastre porque era de discos metálicos. En marcha todo volvía a la normalidad menos el ruido, que no se acababa nunca.

La inclinación del escudo obligaba al piloto a mantener los pies una posición muy incómoda. En la rectas largas el piloto podía agacharse para que no lo frenase el aire sentándose en un espartano rectángulo de goma colocado sobre la tapa de del depósito. Los frenos eran adecuados para la velocidad que se alcanzaba gracias a su motor de dos tiempos con lumbreras cruzadas y admisión directa.

 

La estética de la Sei Giorni

 

vespa 6 dias

Muchas personas, entre ellas algunos pilotos, de los años 50 recuerdan aún el sonido inconfundible del escape de esta vespa, Y el olor de aceite de ricino quemado que desprendía. El perfil de la Vespa Sei Giorni era inconfundible, con  su depósito ampliado que parecía una joroba que salía tras el asiento. La capacidad del depósito es de 11 litros que aporta una autonomía de 240 km.

La palanca de arranque estaba curvada hacia el interior para evitar que asomara de la silueta del Scooter.

El manillar que lleva en el centro un velocímetro que marca hasta 120 km/h a la izquierda se encuentra el mando del aire y a la derecha el acelerador de apertura rápida.

En la parte central del Scooter se distingue, sobre las dos ruedas de repuesto, el soporte para llevar el esquema de recorrido de la carrera, lo que ahora se conoce como rutómetro. Detrás del escudo y van colocadas dos bolsas para objetos en las que se guardaban piezas de recambio tales como cables y fundas, bujías y otras piezas pequeñas de primera necesidad. En una de ellas iba el recipiente de emergencia para la mezcla de gasolina, que podría ser necesario en cualquier momento dados los largos recorridos de las carreras.

Sobre el tapón del depósito iba una pieza de metal con un rectángulo de caucho para que el conductor pudiera sentarse y cambiar de postura y descansar durante los tramos más largos.

faro vespa sei giornoSe aprecia el soporte de rueda reforzado de la suspensión delantera, característico de este Scooter de competición. También es visible la curvatura hacia dentro del escudo y el faro colocado en su lugar habitual sobre el guardabarros pero con una forma que se llamo de periscopio. Su peculiar forma está estudiada para proteger el vidrio del faro en caso de caída.

Las llantas estaban reforzadas y eran únicas en su género. Los neumáticos eran Pirelli Z de carreras de ocho pulgadas.

 

 

Después de haber ganado nueve medallas de oro en la  edición XXVI de los Seis Días Internacionales de 1951, en el departamento de pruebas de Piaggio comenzaron la producción de una serie reducida de Vespas seis giorni destinadas a la competición. El criterio aplicado a las ventas fue asignarlas a los concesionarios más grandes o importantes geográficamente, que debían ocuparse de encontrar buenos pilotos que sacasen todo el partido de los Scooters de Pontedera en los circuitos. Una vez asignado un Scooter a un concesionario, este debía esperar la llegada del técnico de la casa central para acabar de montarlo y poner a punto la carburación.

Evolución dela Vespa Sei Giorni

Para conmemorar esta gran hazaña de este mito entre las vespas clásicas, el grupo Piaggio lanzó en 2017 la versión moderna, y ya en 2019 ha lanzado la II Edición, que con 23CV es la Vespa más potente hasta la fecha. Su precio supera los 6.000 euros. ¿Será la próxima Sei Giorni eléctrica?

¡¡Larga vida a la Vespa Sei Giorni!!

vespas sei giorni clásica y moderna

 

Si te gustan las Vespa clásicas también te pueden interesar alguno de nuestros productos, ¡échales un vistazo!