Saltar al contenido
mundovespa

Vespa MP6 el primer Prototipo

mayo 1, 2018

La empresa PIAGGIO, fundada por Enrico Piaggio, llevaba 60 años dedicandose a la fabricación de trenes y a la industria aeronáutica antes de que naciese el primer prototipo de vespa, la MP6 el 23 de abril de 1946.  Este sería el comienzo de un gran mito, y el de la motocicleta más vendida de la historia en el mundo.

Este primer prototipo es obra del ingeniero Corradino D’Ascanio, un gran amante de los aviones y los coches que consiguió hacer volar el primer helicóptero de Italia aunque desgraciadamente la nave después de media hora de vuelo se hizo trizas conta el suelo.

Un nuevo desafío es planteado a D’Ascanio: el estudio de un nuevo tipo de vehículo de dos ruedas que fuera extremadamente sencillo, económico, utilitario y fuera válido para ambos sexos.

La aplicación de peculiares nociones de construcción, como la solución de la barra de dirección pivotante monotubo delantera con rueda, de clara derivación aeronáutica, o la carrocería de chapa de acero forjada con soldadura eléctrica en varios puntos, de concepción automovilística, demostraba que estas técnicas, hasta entonces reservadas a sectores industriales más evolucionados, podían ser adaptados perfectamente en la producción de motocicletas.

El logotipo aeronáutico del prototipo de la Vespa MP6 pretendía recordar la noble procedencia de su diseñador.  El logotipo de la empresa se colocó en el centro del escudo, pero ya en la fase de fabricación del prototipo se empezó a estudiar la inscripción “Vespa” desde la primera serie.  El nombre de Vespa (avispa) fue asignado al scooter por Enrico Piaggio, que pensó que el vehículo, debido a su forma (cintura estrecha y parte trasera ancha) recordaba a una avispa.  Jamás se barajó otro nombre.

El prototipo Vespa MP6 tiene una posición de conducción en la que todo el mundo se siente cómodo.  El gran manillar da seguridad, y el cambio de marcha en el puño izquierdo es práctico e intuitivo.  El escudo delantero e inferior protege las piernas de la intemperie, un detalle muy apreciado por las personas con faldas (mujeres y curas).

El motor siempre arranca sin problemas, incluso en tiempo frío, siempre que se recuerde pulsar varias veces el cebador del carburador.  El embrague, de uso muy suave, no resiste bien los esfuerzos. El motor es un dos tiempos con embrague multidisco en baño de aceite.  Tiene tres marchas y la cilindrada es de 98cc  alcanzando una velocidad de 60km/h. y un consumo de 50km/l.  Los frenos son poco potentes, pero adecuados para su velocidad punta.

El bastidor es una estructura portante de chapa de acero estampada con viga central hueca.  La dirección es un mono tubo con brazo oscilante.  Las llantas son desmontables de acero estampado y neumáticos 3,50 x 8″.

La refrigeración sólo es efectiva cuando la moto está en movimiento.  Es un sistema sin ventilador que se basa únicamente en las generosas aletas del cilindro y la culata.  Para solucionar los frecuentes problemas de calentamiento se decidió finalmente abrir una ventana pequeña en la parte derecha del escudo, para facilitar la llegada de aire hasta las ranuras de refrigeración.

Las ranuras de la parte delantera de la carcasa debian servir para canalizar el aire que refrigeraba el cilindro, pero su función era muy limitada vistos los frecuentes gripales que sufrieron los motores durante la fase de pruebas del scooter.  Las ranuras traseras eran, obviamente, para la salida de aire caliente.

Con un equipo eléctrico de 6V circular de noche es toda una aventura.  El confort no es de los mejores por culpa del carácter espartano de las suspensiones.  La delantera es de muelles helicoidales de acero y la trasera con bloques de caucho.  La posición lateral del motor obliga a circular un poco inclinado hacia la izquierda y eso causa un desgaste irregular de los neumáticos.

Esta gran joya está expuesta en el Museo Piaggio en Pontedera, Italia, en el mismo lugar donde fue concebida.

Vespa mp6 museo piaggio

El prototipo gustó tanto por su linea esbelta que en la primera Vespa de serie las modificaciones fueron mínimas.  Las más evidentes fueron el cierre de las tomas de aire de la carcasa derecha, el cambio del pedal de freno trasero de la izquierda a la derecha y la colocación de la bocina en el centro del escudo protector (en la base de la cubierta del tubo de la dirección).  El guardabarros delantero, de chapa de acero, fue modificado ligeramente y también el faro que iba sobre él.  La primera Vespa fabricada en serie sería la Vespa 98.

La Vespa MP6 en movimiento