Saltar al contenido
mundovespa

Vespa Hoffmann Konigin

mayo 29, 2018
vespa hoffman konigin

La Vespa Hoffmann Konigin es un modelo único del mercado alemán y los ejemplares que quedan sólo se pueden encontrar en este país.

Hoffmann tenía la licencia para construir Vespas en Alemania desde 1949 hasta 1954 y de su fabrica salieron 60.000 scooters. La Vespa Hoffmann Konigin fue ciertamente la más bonita construida por el concesionario alemán al comienzo de los cincuenta.

Era la última evolución de la gama de 125 cc. Y por eso Hoffmann la llamó “Konigin”, que quiere decir “reina”. El color dorado oscuro metalizado la hacía aún más bonita. Ahora es muy buscada por los coleccionistas de scooters clásicas.

 

Vespa Hoffman Konigin

 

 LA EVOLUCION DE LA VESPA 125 VMI

 

Fijándose bien en el mdelo estrella de la casa alemana, se puede apreciar que la preciosa Vespa Konigin nació de la italiana 125 VMI, construida a partir de 1953 y mantenida en producción hasta 1955. En algunos detalles particulares se nota la diferencia: el faro era de fabricación alemana y coexistía con el del guardabarros, que en este modelo servía como luz de larga distancia.

Los dos asientos eran también de fabricación alemana, con un caracteristico color tabaco. Finalmente, eran inconfundibles los detalles cromados, de serie, y la rueda de repuesto sobre un soporte fijado al portapaquetes.

 

El emblema colocado en el centro del escudo puede parecer a primera vista el de Piaggio, pero en realidad lleva en la zona oscura una “H” estilizada y en la clara la palabra “Hoffmann” completa.

El faro,de fundición de aluminio es muy grande y lleva una característica visera cromada. El velocímetro y el conmutador de las luces, que va al lado derecho del manillar, son de fabricación alemana.

Son muchos los detalles que hacen único a este modelo, comenzando por el cierre con llave del cofre portaobjetos en la carcasa izquierda y acabando con la tapa cromada de la rueda de repuesto con la firma del fabricante.

El asiento para el acompañante, que en los modelos italianos era un accesorio opcional, en la Konigin iba de serie. El piloto de chapa de acero estampada estaba construido en Alemania por Hella, conocido fabricante del grupo Bosch, incluía un catadióptrico rojo.

En los años cincuenta estaba muy de moda personalizar el vehículo con toda clase de accesorios y el fabricante alemán intuyó que ofreciendo un modelo con muchos accesorios incluidos aumentaría notablemente las ventas. El manillar de la Konigin, cuidado hasta el menor detalle, respondía perfectamente a esa exigencia del mercado.

El motor de la Vespa Hoffmann

La mecánica de esta Vespa era una de las más fiables de su tiempo. El motor de la 125 de 1954 admisión con luces cruzadas, un sistema inventado por un ingeniero alemán. El pistón tenía un deflector más bajo que los pistones utilizados habitualmente hasta entonces, que llevaban en la cabeza deflectores muy altos porque se temía que los gases recién cargados se escaparan sin quemar directamente por la lumbrera del escape, y que tenía como consecuencia una notable reducción de las prestaciones.

El carburador de la Vespa Hoffmann también estaba construido en Alemania por la casa Bing. El filtro de aire era muy pequeño en comparación con el que se montaba en los modelos fabricados en Pontedera.

El sonido del motor estaba muy atenuado gracias al eficaz tubo de escape; el par era suficiente includo a baja velocidad y el consumo muy bajo en cualquier tipo de recorrido con tan solo 2,5 l/100 km .

El motor contaba con 3 velocidades, y en la Hoffman también se notaba el caracteristico sonido del cambio en el momento de engranar en parado la primera marcha.

Confort y comportamiento en marcha.

vespa hoffman konigin

Gracias a la reducida distancia entre el asiento y el suelo, incluso las personas de escasa estatura podían conducir cómodamente la Hoffmann Konigin. Era divertida y fácil de guiar, como todas las Vespas, y sus dos asientos eran muy confortables incluso en recorridos largos. En la carretera parecía que todos se volviesen para mirar este precioso scooter, lleno de accesorios cromados que destellaban con cualquier rayo de sol.

En 1954 tras unos conflictos entre la casa Hoffmann y Piaggio finalizó la producción de vespas en Alemania. Por otro lado había una demanda mayor por motocicletas de más cilindrada y Hoffman reorientó su producción a motos de 300cc.

 

Te recomendamos que visites: