Saltar al contenido
mundovespa

Vespa DALI

mayo 11, 2018
Vespa Dalí

Esta Vespa 150 fabricada en España por Moto Vespa S.A. tiene una peculiar historia.  Su fama, y quizá por lo que es más conocida, es por haberse convertido en una obra de arte.  Fue el grandísimo Salvador Dalí quien con su firma en el tambucho izquierdo y el nombre de su musa Gala en el derecho, le otorgó la eternidad al convertirla en un objeto de arte..

Vespa Dalí

 El gran genio del surrealismo ha conseguido que esta Vespa tenga una admiración a nivel internacional y se conserve totalmente original.  En esta foto aparece Salvador Dalí junto a los protagonistas de la gran hazaña conseguida por esta Vespa, Santiago Guillén y Antonio Veciana.  El hecho de que Dalí plasmase su sello en esta Vespa es en realidad una anécdota más de la aventura que les depararía a sus dos pilotos.  Por otro lado, no sabemos que hubiese pasado con esta Vespa de no haberse cruzado el artista en su camino.

 

La Vespa Dalí da la vuelta al mundo en 79 días

 

En 1959 Santiago Guillén y Antonio Veciana, naturales de Albacete, tras ver la película de”La vuelta al mundo en 80 días”, basada en la novela de Julio Verne, y con antecedentes de viajes por España y Europa se plantearon realizar el mismo viaje que habían visto en la película, dando la vuelta al mundo.  Ellos decidieron que para esta aventura utilizarían una moto, y que mejor que una Vespa, a la que como buenos manchegos bautizaron con el nombre de “Dulcinea”.

La idea que tenían era realizar el viaje antes de comenzar sus estudios de Derecho en la Universidad.  La preparación del viaje les llevo dos años y medio.  Este proyecto conocido como “Operación El Cano” tenía como objetivo  dar a conocer a España más allá de nuestras fronteras, por lo que tuvieron apoyo de la Delegación Nacional de Juventud, del Ministerio de Asuntos Exteriores, del ministerio de Educación Física y Deportes y del Ayuntamiento de Madrid.

La financiación del viaje para costear los 90 euros que gastaron en gasolina así como los pasajes de avión para cruzar los océanos fue gracias a la editorial del libro que más tarde fue publicado,  y a las reseñas en los periódicos de la época.

La dirección de Piaggio en España les proporcionó una Vespa 150 además de numerosos recambios.  Pasaron un mes de formación mecánica en las instalaciones de vespa España SA donde se formaron para poder resolver sus averías durante el viaje.

El viaje iba a durar 79 días, es decir, un día menos que la novela.  La salida estaba prevista para el 25 de Julio de 1962, día del Patrón de España  y el regreso el 12 de Octubre, día del Descubrimiento de América.  Tal día partían ambos pilotos con un equipaje de 360 kilos de recambios,  gasolina, ropa y 300 banderines de España.  El alcalde de Madrid les entregó cartas de presentación para cada alcalde de todas las capitales de las naciones que iban a visitar.

 

El viaje partió rumbo a Francia y fue cuando se encontraron en Cadaques con el gran Dalí. Recorrieron más de 40.000 km en total.  La Vespa 150 recorrió 19.000 km con la única avería de romper el cárter en el desierto de Afganistan y gracias a unos americanos que estaban construyendo una carretera pudieron repararla y llegar de vuelta a Madrid.

La Vespa Dalí rodó por 17 países: España, Francia, Mónaco, Italia, Vaticano, Grecia, Turquía, Irán, Afganistán, Pakistán,India, Malasia, Singapur, Hong Kong, Japón, Estados Unidos y Reino Unido.  El resto de los trayectos los hizo en Avión para llegar a Japón y para cruzar los océanos, y el ferry desde Dover (UK) hasta Calais (Francia) para llegar por carretera de vuelta a Madrid, donde fueron recibidos con todos los honores.

 

Vespa Dali

Como reconocimiento a su hazaña, fueron condecorados con las medallas de la Juventud, Mérito Deportivo y de Oro del Vespa Club de España.

La Vespa 150, firmada por Salvador Dalí, fue vendida al finalizar el viaje a Moto Vespa S.A. y los fondos obtenidos destinados a fines benéficos.  La Vespa ha sido expuesta en el museo Guggenheim de Bilbao y ahora está en el museo Piaggio de Pontedera.

El viaje se completó en 79 días y 20 minutos, y en este caso podemos decir que la realidad superó la ficción.  Toda la aventura se plasmó en un libro cuya primera edición de 1964 tiene el prólogo firmado por Miguel Primo de Rivera y es de la Edtorial Doncel. Más tarde en 2008 salió otra edición.

Si quieres conocer la historia completa contada por sus propios protagonistas y con imágenes tomadas en el viaje te recomendamos la lectura de cualquiera de estas ediciones.  Si te gustan los libros de viajes y los libros de Vespas, no pueden faltan en tu biblioteca cualquiera de estos ejemplares,